• Por segundo año consecutivo, el VHIO apoya las II Jornadas de cáncer de mama y embarazo que organiza Baby Beatles.
  • La Dra. Cristina Saura presentó el estudio POSITIVE, con el que se busca evaluar el riesgo de recaída de las pacientes de cáncer de mama que hayan decidido interrumpir temporalmente el tratamiento hormonal para intentar un embarazo.

 

VHIO acogió la II Jornada Sobre Cáncer y embarazo que organiza BabyBeatles

El cáncer de mama afecta a mujeres cada vez más jóvenes. Esto, sumado al aumento progresivo de la edad media de las mujeres embarazadas en los países desarrollados, ha provocado que a muchas mujeres se les diagnostique un cáncer antes, o incluso durante el embarazo. Se estima que hasta un 7% de las pacientes con cáncer de mama se diagnostican durante su edad reproductiva. Sin embargo, los últimos estudios han demostrado que ambas situaciones no son incompatibles.

Gracias al impulso de Teresa Ferreiro, una paciente con diagnóstico de cáncer de mama que no quiso renunciar a su embarazo posterior, hace algo más de un año nació la asociación Baby Beatles, una ONG creada para ayudar a mujeres que, como Teresa, han padecido un cáncer y quieren convertirse en madres. Baby Beatles organizó el pasado jueves las II Jornadas de cáncer de mama y embarazo, donde expertos en la materia explicaron las últimas novedades en este campo.

La Dra. Cristina Saura, investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), y jefe de Oncología de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d’Hebron , participó en dichas jornadas. En ellas, la Dra. Saura habló ampliamente, incluso en el turno de preguntas, de un nuevo estudio con el que se busca evaluar el riesgo de recaída de pacientes con cáncer de mama asociado a la interrupción temporal del tratamiento hormonal para permitir el embarazo, el estudio POSITIVE.

Este estudio internacional y multicéntrico promovido por el International Breast Cancer Study Group (IBCSG), cuenta con el apoyo del North American Breast Cancer Group (NABCG) y del Breast International Group (BIG). En el ámbito español, tanto el grupo de investigación en cáncer de mama SOLTI como el GEICAM se han sumado a la iniciativa, y la Dra. Saura ha sido la encargada de coordinar el estudio a nivel nacional.

Un estudio que nace de la necesidad

 POSITIVE es un estudio con el que se espera responder de una forma prospectiva a la cuestión de cómo la interrupción del tratamiento adyuvante hormonal puede afectar al pronóstico del cáncer de mama. Como objetivo adicional, evaluará además las probabilidades de éxito en cuanto a conseguir un embarazo después de que una mujer se haya sometido a los tratamientos necesarios para la curación de su cáncer de mama. Hoy en día solo existen datos retrospectivos, que indican que no hay un riesgo de recaída mayor en mujeres que han decidido tirar adelante un embarazo tras cinco años de haber tenido un cáncer de mama.

Ahora, con este estudio, que se centrará en mujeres premenopáusicas con cáncer de mama positivo para receptores hormonales en estadios iniciales y que tengan intención de interrumpir su tratamiento hormonal adyuvante para concebir, se espera poder ofrecer una respuesta a esta cuestión y establecer claramente a qué riesgos se exponen estas mujeres y si esta decisión puede suponer un riesgo de recaída mayor. Se estima que el reclutamiento de las 500 pacientes que se incluirán en este ensayo podría finalizarse en 2025.

En la Jornada se trataron temas como las opciones de preservación de la fertilidad –como la ovodonación o la congelación de óvulos o embriones– y qué momento es el idóneo para todo ello. También se explicó como se aborda un cáncer de mama que se diagnostica durante el embarazo y cómo se puede seguir adelante con este embarazo de forma segura para la madre y el bebé. En este ámbito, el Dr. Córdoba aportó datos claros y la Dra. Saura explicó toda la experiencia que acumula el Vall d’Hebron, el único hospital que dispone de un Programa específico y multidisciplinar para abordar esta situación clínica tan compleja que no deja a las mujeres sin la opción de elegir ni plantea el aborto como una opción terapéutica.

Cerraron la Jornada las experiencias y preguntas de pacientes y madres que habían sufrido un cáncer de mama y que pusieron de manifiesto la realidad de que la maternidad es posible tras un cáncer de mama, y de formas muy diversas.

###