• La investigación, centrada en todas las experiencias recopiladas, concluye que el tratamiento debe ser lo más parecido posible que en el caso de una paciente no embarazada
  • La utilización de quimioterapias adecuadas a partir del 2º trimestre no representa riesgos para el desarrollo del feto
  • El Programa de atención a mujeres embarazadas con cáncer de mama empezó en 2006 y ya se ha consolidado, con más de cincuenta mujeres tratadas.

La decisión de abortar cuando se diagnostica un cáncer de mama durante el embarazo no mejora el pronóstico de las pacientes. Esta es una de las conclusiones principales a las que ha llegado el trabajo de tesis doctoral realizado por la Dra. Cristina Saura, investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama y Melanoma del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), jefa de la Unidad de Mama del Servicio de Oncología del Hospital Universitario Vall d’Hebron y dirigido por el Dr. Javier Cortés, investigador asociado traslacional del VHIO y jefe de sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Durante años, más de cincuenta mujeres a quienes se había diagnosticado cáncer de mama durante el embarazo han sido tratadas en el Hospital Universitario Vall d’Hebron por un equipo multidisciplinar integrado por los servicios de Oncología, Obstetrícia y Ginecología y Unidad de Patología Mamaria. Ahora los resultados finales de este estudio demuestran que estas pacientes pueden realizar un tratamiento adecuado para su cáncer de mama durante el embarazo sin necesidad de interrumpirlo, con un seguimiento adecuado por parte de un equipo experimentado, y esto no supone riesgo alguno para el neonato ni empeora el pronóstico de la madre.

Consejos para el tratamiento

En su trabajo, Cristina Saura destaca la importancia de que el centro en el que se lleve a cabo el tratamiento de las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama durante el embarazo tenga la opción de llevar a cabo un manejo multidisciplinar de la enfermedad. De esta forma se podrán evitar complicaciones y se lograrán los mejores resultados, tanto oncológicos para la madre como pediátricos para el neonato.

También concluye que el cáncer de mama durante el embarazo tiene unas características de agresividad congruentes con una población de mujeres a quienes se les ha diagnosticado en edad joven, y se comporta de la misma manera.

En su estudio se llega a la conclusión de que el tratamiento de estos casos debe ser lo más parecido posible al de una paciente no embarazada. “Esto incluye la cirugía, cuando fuese precisa, en cualquier momento del embarazo, así como la quimioterapia con antraciclinas y/o taxanos, a partir del segundo trimestre”, explica la Dra. Saura, investigadora principal del Grupo de Cáncer de Mama y Melanoma del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y autora de este trabajo. “Lo que sí se debe desaconsejar es el uso de radioterapia o fármacos biológicos, y aquellos de los que no se disponga de información en cuanto a posibles interacciones durante el embarazo”, afirma la Dra. Saura.

En su trabajo, la Dra. Saura llega a la conclusión de que “la utilización de quimioterapia no produce ninguna alteración neuropsicológica posterior del neonato, ni tampoco cardiológica, por el hecho de exponer los fetos a la quimioterapia intrauterina”. Evitar la prematuridad en la medida de lo posible ayuda a reducir las complicaciones postparto, así como a obtener mejores resultados neuropsicológicos a largo plazo de los neonatos; si bien, a partir de la semana 34, se debe valorar la aparición potencial de insuficiencia placentaria, en cuyo caso sería indicado inducir el parto a esas semanas de gestación.

Protocolo único en el Campus Vall d’Hebron

En 2006, en el Centro de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d’Hebron se puso en marcha un protocolo para tratar a estas pacientes de una forma integral, que compatibilizara el embarazo y el tratamiento para el cáncer. A fecha de hoy se ha atendido a más de cincuenta mujeres gestantes con cáncer de mama, con resultados equiparables a pacientes jóvenes no embarazadas. El manejo multidisciplinar de este grupo de pacientes se logra gracias a la coordinación de los diferentes especialistas que se hallan involucrados en el manejo del cáncer de mama y de la gestación. La coordinación entre estos, la proximidad física al Centro de Cáncer de Mama y la investigación que se lleva a cabo en el Vall d’Hebron Instituto de Oncología(VHIO) favorecen que el Campus Vall d’Hebron obtenga resultados similares a otras instituciones de prestigio internacional reconocido, y que en estos momentos esté considerado un centro de referencia para tratar a embarazadas con cáncer de mama.

Desde que se empezó este Programa de atención en el 2006 hasta ahora se han recopilado datos que han sido el pilar de la tesis de la Dra. Saura, la responsable actual de la Unidad de Cáncer de Mama del Servicio de Oncología y del grupo de investigación de VHIO.
Incidencia del cáncer de mama

El cáncer de mama puede desarrollarse tanto en hombres como en mujeres, aunque el masculino es muy poco frecuente. Sin embargo, entre las mujeres es el cáncer más prevalente en España, y la causa principal de fallecimiento, con una media de mil muertes anuales. Es el tipo de tumor más diagnosticado en la franja de edad comprendida entre los 25 y los 69 años.

El retraso cada vez mayor en la edad del primer embarazo en los países desarrollados y el incremento del cáncer entre las mujeres con edades comprendidas entre los 30 y los 45 años ha provocado un aumento progresivo de los cánceres de mama que se diagnostican durante el embarazo. Las cifras hablan de que, en la franja de edad comprendida entre los 25 y los 29 años, uno de cada cinco casos de cánceres de este tipo diagnosticados, se dan asociados a un embarazo, ya sea durante el mismo, o en el año posterior a este.

###