La Dra. Judith Balmaña ha presentado estos resultados en el marco de una nueva edición del B-Debate, que organizan Biocat y la Obra Social “la Caixa”, y que buscar dirigir los principales retos y necesidades en el abordaje del cáncer en la mujer

El trabajo presentado ha demostrado la eficacia de esta prueba y como redunda en beneficio del paciente

 El cáncer sigue siendo una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo. La investigación llevada a cabo en los últimos años ha permitido avanzar en una mejor definición de los tumores y a disponer de tratamientos más específicos en función de las características de los pacientes. Sin embargo, todavía falta mucho camino por recorrer en lo que se refiere a la prevención y diagnóstico precoz del cáncer, dos factores determinantes a la hora de mejorar la supervivencia.

Expertos internacionales en cáncer de mujer se han reunido con motivo de una nueva edición del B-Debate, una iniciativa de Biocat y la Obra Social “la Caixa”, en el CosmoCaixa de Barcelona. En esta ocasión, el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), el Instituto Catalán de Oncología (ICO), en colaboración con el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y el Hospital Clínic de Barcelona, han liderado este encuentro internacional donde se han discutido los avances en la mejora de la prevención y el diagnóstico precoz entre otros temas.

La evolución en las técnicas de secuenciación permite ahora analizar varios genes de forma simultánea. Esto ha permitido estudiar un mayor grupo de genes en personas de las que hay sospecha clínica a una predisposición genética a padecer un tumor.

Prueba del panel multigénico

 En este sentido es de destacar la presentación de los resultados que la Dra. Judith Balmaña, investigadora principal del Grupo de Alto Riesgo y Prevención del Cáncer del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha llevado a cabo. Se trata de los primeros resultados en Cataluña y España de la implementación de paneles en el diagnóstico genético de la susceptibilidad al cáncer. Esta implementación se ha realizado de forma coordinada y conjunta en pacientes del Institut Català de Oncologia (ICO) y Hospital Universitario Vall d’Hebron (HUVH), como fruto de la Alianza existente entre estas dos instituciones. De esta forma, en julio de 2015, el Programa de Cáncer Hereditario de la Xarxa Oncològica de Catalunya inició un programa conjunto que incluía criterios clínicos acordados y paneles genéticos de cáncer impulsados por el fenotipo para las pruebas de línea germinal. Los primeros resultados de este trabajo son los que ahora ha presentado la Dra. Balmaña.

El trabajo de investigación llevado a cabo en los últimos años, bajo la coordinación de la Dra. Conxi Lázaro, jefa de la unidad de diagnóstico molecular del Programa de Cáncer Hereditario del ICO, ha permitido identificar la frecuencia de nuevos genes asociados a la susceptibilidad al cáncer de mama, ovario y colorrectal, puesto que están incorporados en el panel multigen. Concretamente, el trabajo ha estudiado la frecuencia de mutaciones en distintos genes vinculados a la predisposición al cáncer en 1.121 pacientes con historia personal y/o familiar de cáncer. El estudio ha demostrado la relevancia clínica de esta prueba genética, ya que permite afinar en la prevención y detección precoz del cáncer en la mujer al mismo tiempo que se han identificado un gran número de alteraciones, algunas de las cuales habrían pasado desapercibidas con las técnicas tradicionales.

Hay que tener en cuenta que la susceptibilidad genética al cáncer es diversa y compleja. Algunos tumores pueden estar asociados a diferentes variantes patógenas de la línea germinal. Las nuevas herramientas de secuenciación, que permiten trabajar en paneles de varios genes de forma simultánea, han resultado fundamentales para permitir avanzar en la mejora del diagnóstico. De hecho, estas pruebas ya están reemplazando las pruebas genéticas secuenciales.

El estudio ha buscado responder a dos preguntas fundamentalmente, según la Dra. Balmaña: cuál es la frecuencia de mutaciones genéticas que se identifican implementando un panel de genes en función de la historia personal y familiar de cáncer del paciente, y cuál es el rendimiento que ofrece el cribado oportunista de los genes BRCA1, BRCA2, y los genes asociados al síndrome de Lynch en todos los pacientes que acuden a realizar un estudio genético de predisposición al cáncer.

Actualmente a las familias estudiadas a partir de la historia familiar de cáncer se les realiza un estudio mutacional en un panel de 8-10 genes relacionados con el fenotipo tumoral en base a la historia clínica de estos pacientes. El trabajo también ha ampliado este panel a 19 genes en total, para ver si ampliar este panel a genes no tan conocidos directamente asociados al tumor estudiado puede aportar información que sume al estudio y permita detectar susceptibilidades familiares importantes “Gracias a estos paneles, se han detectado que un 13% de pacientes tienen al menos una mutación en un gen de alta penetrancia”, explica la Dra. Conxi Lázaro del ICO. “Cuando se amplia el panel a 19 genes se añade un 2% extra de pacientes con al menos una mutación”, prosigue la Dra. Lázaro

“Es importante conocer si el hecho de analizar en todos los individuos a los que se realizan estudios de mutaciones con paneles de genes dirigidos en función de su historia familiar, las mutaciones BRCA 1 y BRCA2, además de 3 genes responsables del Síndrome de Lynch, nos aporta más información o ayuda a detectar mutaciones desconocidas y no esperables a priori en estos pacientes”, explica la Dra. Balmaña.  La propia Dra. Balmaña concluye “de nuestros más de 1000 pacientes estudiados, 6 pacientes se han beneficiado de este screening oportunista. Este 0.6% debemos ponerlo en contexto. Este screening oportunista ha significado que a estos pacientes que por sus antecedentes no se les hubieran analizado estos, se les ha podido identificar una alteración genética y ofrecer una estrategia de prevención y un programa de detección precoz, además de incluir y ampliar esta detección precoz y prevención a varios miembros de su familia, a los que se ha incluido en el estudio gracias a estos resultados observados”. 

Entre las conclusiones a las que se ha llegado gracias a este trabajo, destaca la mejora significativa en la identificación de variantes patogénicas en genes susceptibilidad genética al cáncer. El uso de este panel también ayuda a superar posibles discrepancias entre el método de cribado inmunohistoquímico utilizado en el cáncer colorectal y la mutación genética responsable del mismo.

Hay que tener en cuenta que la identificación de variantes patogénicas en nuevos genes relacionados con cáncer hereditario conducen a cambios en el manejo médico del paciente, permitiendo un tratamiento mucho más adecuado que reporta innegables beneficios.

Las Dras. Balmaña y Lázaro coinciden en que cualquier detección de susceptibilidad en genes accionables, es decir, sobre los que se pueda intervenir en estrategias de prevención y diagnóstico precoz, tiene un efecto escalable a toda la familia y se traduce en un 60% de disminución de riesgo de aparición de cáncer en estos individuos y en caso de aparición, una disminución del 50% de muerte por cáncer.

###