fbpx

El uso combinado de selinexor e imatinib se presenta como una alternativa para pacientes con GIST muy pretratados

Barcelona, 04 de junio de 2021. Uno de los grandes problemas en cualquier paciente con un cáncer es cuando su tumor adquiere resistencia a los tratamientos que se le administran. Esto obliga a buscar nuevas terapias, algo que no siempre es posible, debido a la limitación del arsenal terapéutico en algunos tipos de neoplasias. El Dr. César Serrano, jefe del Grupo de Investigación Traslacional del Sarcoma del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), acaba de presentar en el congreso virtual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) los datos de un ensayo clínico que explora la seguridad y la eficacia de una terapia combinada en el tratamiento de pacientes con tumores del estroma gastrointestinal (GIST) resistentes a imatinib, que son una población sin alternativa terapéutica en la actualidad.

Se trata del ensayo SeliGIST/GEIS-41, llevado a cabo por el Grupo Español de Investigación en Sarcomas (GEIS), con el que se buscaba evaluar la dosis adecuada de la combinación de selinexor e imatinib, así como obtener datos sobre su toxicidad. “A pesar de que el objetivo principal de este estudio era la escalada de dosis de esta combinación terapéutica, también nos ha permitido empezar a recabar datos preliminares sobre su eficacia que nos hacen ser optimistas”, explica el Dr. César Serrano.

Atacar nuevas dianas terapéuticas
En la progresión de los GIST resulta fundamental la activación oncogénica de los genes c-kit o PDGFRA, que se encuentran mutados en la mayoría de esos cánceres. Por eso, en los últimos años se han probado diferentes inhibidores que se centran en la supresión terapéutica de los receptores de estos oncogenes, siendo imatinib el primer medicamento de una nueva clase de fármacos que actúan por medio de la inhibición de la enzima tirosina quinasa. “Sin embargo, el beneficio clínico después de la progresión de este fármaco sigue siendo modesto, lo que sugiere la cooperación de mecanismos independientes de estos dos genes en la supervivencia de las células GIST”, continúa comentando el Dr. Serrano.

Los datos de diversos estudios preclínicos apuntaban en la dirección de un nuevo fármaco: selinexor. Se trata de un fármaco que inhibe de manera selectiva la exportación de ciertas proteínas supresoras de tumores y reguladoras del crecimiento de tumores al bloquear la exportación 1 (XPO1). Esto conduce a una supresión de la proliferación tumoral y a un aumento de la muerte de las células cancerosas. Este fármaco, que se administra de forma oral, ya se encuentra aprobado en el tratamiento de otros tumores, como el mieloma múltiple.

“Ahora, por primera vez, hemos querido probar cómo funcionaba la combinación de selinexor e imatinib en esta población de pacientes con tumores GIST que habían desarrollado resistencia a tratamientos previos y que no disponían de ninguna alternativa terapéutica, y estamos viendo que hay una respuesta positiva”, añade el Dr. César Serrano.

Aunque el ensayo ha contado con pocos pacientes todavía –doce en total, al tratarse de un estudio muy preliminar–, ya se ha podido ver que esta combinación tenía actividad clínica. Así, en dos de los pacientes se lograron respuestas parciales y en cinco, estabilización de la enfermedad durante al menos 16 semanas. “Teniendo en cuenta que sin este tratamiento la enfermedad progresa en menos de cuatro semanas, estamos hablando de un aumento muy significativo de este tiempo, un dato que es sin duda relevante”.

Un tratamiento bien tolerado
A pesar de estos datos preliminares prometedores, el objetivo principal del estudio era establecer la dosis más adecuada y comprobar la toxicidad de esta terapia combinada. Así, de acuerdo con los resultados, se estableció que la dosis recomendada para el estudio de fase II que debería hacerse a continuación era de 80 mg de selinexor una vez a la semana, aunque solo un paciente desarrolló una toxicidad limitante de la dosis en el grupo que recibió 100 mg, la dosis más alta del estudio.

Por lo que respecta a los efectos adversos que se han visto en el estudio, no se observó ninguna toxicidad inesperada. Así, se pudo ver que algunos pacientes presentaban anemia, neutropenia, vómitos y fatiga, siendo en la mayoría de ellos de poca intensidad.

“En general, la combinación de imatinib y selinexor está bien tolerada y tiene actividad clínica en pacientes con GIST muy pretratados. Esto justifica que ahora se haya puesto en marcha una fase del estudio que busca explorar el uso de selinexor como agente único en la población de GIST resistente a imatinib”, concluye el Dr. César Serrano.

Referencia:

Cesar Serrano, Claudia Valverde, Josefina Cruz Jurado, Javier Martinez-Trufero, Xavier Guri, Martina Giuppi, Andrés Redondo, Beatriz Suarez-Paniagua, Cleofe Romagosa, Virginia Martinez. A phase Ib/II study of selinexor in combination with imatinib in patients with advanced gastrointestinal stromal tumor (GIST): SeliGIST/GEIS-41 trial. ASCO Annual Meeting. 2021. https://meetinglibrary.asco.org/record/197859/abstract

04/06/2021|