CFAH Un estudio del Vall d’Hebron constata la importancia de vacunarse de COVID-19 entre los pacientes con mesotelioma pleural maligno – VHIO – Vall d'Hebron Institute of Oncology

Un estudio del Vall d’Hebron constata la importancia de vacunarse de COVID-19 entre los pacientes con mesotelioma pleural maligno

  • Un 18% de los pacientes atendidos en Vall d’Hebron con este tumor agresivo pleural asociado a la exposición a amianto se infectaron de SARS-COV-2 en el primer año de pandemia y un 54% murió: desde que se vacunan no se ha registrado ningún caso de COVID-19

Barcelona, 13 de septiembre de 2021 – De los 38 pacientes atendidos en Vall d’Hebron con mesotelioma pleural maligno durante el primer año de pandemia (de marzo de 2020 a marzo de 2.021), un total de siete fueron diagnosticados de COVID-19 con una PCR positiva y un 54% (cinco pacientes) murió. Así lo recoge el estudio «Estado actual y perspectivas futuras de mesotelioma y timoma pleural», que la Dra. Susana Cedres, adjunta del Servicio de Oncología de Vall d’Hebron e investigadora clínica del Grupo de Tumores Torácicos y Cáncer de Cabeza y Cuello del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), ha presentado en el marco de la Conferencia Mundial de cáncer de Pulmón organizada de forma virtual del 8 al 14 de septiembre por la Asociación internacional en el estudio del cáncer de Pulmón (IASLC), la única organización internacional dedicada al estudio del cáncer y las neoplasias malignas del tórax. La Dra. Enriqueta Felip, jefa de sección de Oncología Médica del Vall d’Hebron e Investigadora Principal del Grupo de Tumores Torácicos y Cáncer de Cabeza y Cuello del VHIO, es secretaria de la IASLC, el segundo cargo de la junta directiva de la Asociación Internacional en el Estudio del Cáncer de Pulmón, presidida por el Dr. Tetsuya Mitsudomi.

El mesotelioma pleural maligno es un tumor agresivo pleural asociado a la exposición a asbestos o amianto y con una supervivencia limitada a pesar de la terapia sistémica. “El estudio, que se realizó en la era prevacuna de la pandemia, nos ha servido para constatar una vez más la importancia de la vacunación: desde que están vacunados no se ha producido ningún caso de infección por SARS- CoV-2 entre los pacientes con mesotelioma pleural maligno que se visitan en Vall d’Hebron, muy vulnerables al virus”, destaca la Dra. Susana Cedres.

Según recoge el estudio, los pacientes con mesotelioma pleural maligno que se infectaron de SARS-CoV-2 durante la pandemia tenían una edad media de 62 años, eran en su mayoría hombres –cuatro, un 57%–, cuatro no habían fumado nunca y tres lo habían hecho en el pasado. Las comorbilidades más frecuentes que presentaban eran hipertensión, cardiopatía isquémica y enfermedad obstructiva crónica. Cuatro pacientes recibían anticoagulantes o aspirina.

En el momento de contraer la COVID-19, dos pacientes estaban recibiendo tratamiento oncológico: uno se sometía a quimioterapia y otro recibía radioterapia torácica. Respecto a la infección por SARS-COV-2, tres resultaron asintomáticos y cuatro sí registraron síntomas (fiebre y disnea todos ellos). De los siete pacientes que enfermaron, seis fueron hospitalizados, con una media de ingreso de doce días. Todos necesitaron oxígeno y cuatro desarrollaron neumonía bilateral. Cuatro tuvieron análisis de sangre completos y todos presentaban linfopenia y niveles altos de suero IL-6 y de D-dímero.

En total cinco pacientes con mesotelioma pleural maligno murieron, cuatro debido directamente a la COVID-19. La media de supervivencia fue de 17,8 meses desde el diagnóstico de cáncer y 0,4 meses desde el diagnóstico de la COVID-19. “Si un paciente con mesotelioma pleural maligno contrae COVID-19 la tasa de mortalidad es elevada, hay que evitar que se infecten por todos los medios y en este sentido la vacuna funciona, desde que se vacunan no hemos tenido ningún caso de COVID-19”, concluye la Dra. Susana Cedres, médica oncóloga de Vall d’Hebron.

13/09/2021|