• DIAMAV, así se llama el programa de diagnóstico molecular del VHIO, es una herramienta que ofrece respuestas a los clínicos para orientar los tratamientos de los pacientes de cáncer de manera costo-efectiva, a la vez que permite realizar investigación clínico-molecular
  • El programa se ha ido desarrollando y cambiando de forma continua durante la última década para ofrecer una respuesta adaptada a las necesidades de investigación del VHIO, y centrándose en el desarrollo de fármacos en ensayos clínicos de fase I.
  • Los casi 600 pacientes oncológicos que cada año participan en ensayos clínicos de nuevos fármacos en etapas iniciales, que se desarrollan en la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM) – “la Caixa”, se podrán beneficiar en gran medida de este nuevo programa de selección molecular
  • Para su desarrollo ha sido fundamental el impulso tanto de la Fundación “la Caixa” como de la Fundación Fero

Barcelona, 07 de julio de 2020.- La detección previa de las características moleculares de los tumores en los pacientes con cáncer es cada vez más importante para el desarrollo de las estrategias contra la enfermedad. Esta importancia tiene además un impacto a la hora de diseñar los ensayos clínicos de nuevos fármacos en las etapas más precoces de la investigación. En este sentido, el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) es una de las instituciones de referencia, con el desarrollo de DIAMAV, uno de los programas de diagnóstico molecular avanzado más innovadores de España, que ha sido posible desarrollar gracias al impulso de la Fundación “la Caixa” y la Fundación Fero.

En un artículo recientemente publicado en la revista JCO Precision Oncology, los investigadores del VHIO han explicado cómo han logrado adaptar su programa de preselección molecular convirtiéndolo en un modelo dinámico de codesarrollo de nuevas tecnologías y fármacos. En el artículo, que tiene como primer autor al Dr. Rodrigo Dienstmann bajo supervisión de la Dra. Ana Vivancos, han participado todos los investigadores clínicos principales del VHIO.

“Nuestro programa de preselección molecular está ofreciendo resultados muy positivos que ponen al VHIO a la altura de centros de excelencia con programas similares de nivel internacional. Esto es algo importante que se debe valorar y tener en cuenta, porque demuestra que España está a la vanguardia de la investigación contra el cáncer”, explica la Dra. Susana Aguilar, encargada de coordinar todo el programa DIAMAV.

Una década de avances en la oncología de precisión
En la última década, la oncología de precisión ha ido avanzando y cambiando la forma de ver la enfermedad. Tradicionalmente el cáncer se trataba en función del tejido donde se originaba el tumor, pero los avances en la secuenciación genética están permitiendo un nuevo abordaje. Cada vez tienen más importancia las características moleculares y no tanta el órgano donde aparece el tumor.

“Cuando los agentes dirigidos a dianas moleculares específicas entraron en el campo de los ensayos clínicos de fase I y las técnicas de secuenciación de nueva generación se convirtieron en una prueba estándar para identificar alteraciones sobre las que actuar, supuso un importante cambio para el desarrollo de fármacos centrados en biomarcadores”, explica el Dr. Dienstmann. Todo esto generó una gran expectación y permitió un gran avance en el arsenal de nuevos fármacos, como señala la Dra. Ana Vivancos. “Empezó a ser importante seleccionar a los pacientes de forma molecular. Más recientemente, la aprobación de terapias agnósticas, es decir, basadas en las características moleculares y no en el tejido, ha sido otro hito importante. Es nuestro trabajo adaptar continuamente las técnicas de diagnóstico molecular para ofrecer oportunidades de terapia personalizada novedosas”.

Así mismo, el desarrollo de la inmunoterapia también comenzó a transformar el estándar de tratamiento de muchos tipos de cáncer, y con ello se produjo un nuevo cambio de paradigma en el desarrollo de fármacos. “Esto ha motivado que haya aparecido un número sin precedentes de nuevos agentes en los ensayos clínicos. Se está investigando sobre inhibidores anti-PD1/L1 pero también en combinaciones múltiples”, explica la Dra. Elena Garralda quien añade cómo en un principio se empleó un enfoque muy amplio de selección de pacientes para ver en cuáles podían funcionar estas nuevas estrategias, algo que ahora es diferente. “Más recientemente, los biomarcadores proteómicos y genómicos han servido para hacer una selección más precisa de los pacientes a incluir en los ensayos clínicos de inmunoterapia”, comenta el Dr. Paolo Nuciforo.

Un modelo que se adapta a las necesidades
Los nuevos ensayos clínicos de fase I están ahora enfocados en agentes específicos para alteraciones moleculares raras, combinaciones de inmunoterapia, anticuerpos conjugados a fármacos y agentes epigenéticos. “Esto nos ha obligado a crear un programa de preselección molecular que se adapta constantemente a las necesidades de nuestra cartera inicial de ensayos clínicos”, explica la Dra. Elena Garralda, quien señala cómo, además de los ensayos para el desarrollo de nuevos fármacos, en paralelo se llevan a cabo otros que empleando la secuenciación genética de nueva generación permiten la detección precisa de alteraciones raras susceptibles de convertirse en dianas.

En este desarrollo en fases iniciales de los fármacos tiene una gran trascendencia la Unidad de Investigación de Terapia Molecular (UITM) – “la Caixa” que dirige la Dra. Elena Garralda. Gracias al programa de selección molecular es posible identificar aquellos pacientes que más beneficios pueden obtener de los múltiples ensayos clínicos que se llevan a cabo en la UITM – “la Caixa”. Estos ensayos se centran precisamente en desarrollar nuevos fármacos en base al perfil molecular de cada tumor y en la optimización de las pautas de tratamiento, utilizando combinaciones de nuevos fármacos con los ya existentes. En total casi 600 pacientes oncológicos participan cada año en los ensayos desarrollados por la UITM – “la Caixa”.

En su artículo los investigadores del VHIO consideran que el futuro del desarrollo de fármacos contra el cáncer abarcará desde el perfil genómico secuencial para guiar las terapias dirigidas hasta la combinación de biomarcadores y tecnologías diagnósticas para agentes de inmunooncología, lo que va a crear un panorama mucho más complejo.

“Todos estos avances hacen que los médicos oncólogos tengan la necesidad de conocer todo el potencial que hay y las instituciones de referencia como el VHIO deben establecer redes de referencia de pacientes para aumentar el acceso a terapias experimentales innovadoras”, añade el Dr. Dienstmann, quien considera que, para mejorar la toma de decisiones clínicas, particularmente en cánceres y variantes genómicas raras, es necesaria la colaboración internacional entre los principales centros de investigación del cáncer.

___________

El Dr. Rodrigo Dienstmann es investigador principal del Grupo Oncology Data Science (ODysSey) del VHIO.

La Dra. Ana Vivancos es jefe del Grupo de Genómica del Cáncer del VHIO.

La Dra. Susana Aguilar es la coordinadora del programa de preselección molecular DIAMAV.

La Dra. Elena Garralda es la investigadora principal del Grupo de Desarrollo Clínico Precoz de Fármacos del VHIO y directora de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM) “la Caixa”.

El Dr. Paolo Nuciforo es jefe del Grupo de Oncología Molecular del VHIO.

Referencia:

Dienstmann, R., Garralda, E., Aguilar, S., et al. Evolving Landscape of Molecular Prescreening Strategies for Oncology Early Clinical Trials. JCO Precision Oncology no. 4 (2020) 505-513. Published online May 14, 2020. DOI: 10.1200/PO.19.00398